La limpieza, el orden y el reparto de las tareas domésticas suelen ser los temas de discusión más frecuentes en los pisos compartidos. Está claro que cada persona tiene sus propios hábitos y costumbres: están el maniático de la limpieza, el olvidadizo, el desordenado por naturaleza…  Pero para que la convivencia en un piso compartido no se convierta en una batalla diaria, es necesario establecer unas normas para el reparto de las tareas domésticas.

Continue reading